Buscar
  • Jardín de la Paz

Mas allá de contar años, hacemos que los años cuenten

Actualizado: 23 nov


jardin de la paz

El concepto de despedir a un ser querido en un jardín no era muy común en Paraguay años atrás cuando nacía Jardín de la Paz. Estaba muy instalada la tradición de los panteones familiares, y únicamente los que habían viajado quizás o tenían familiares viviendo en el exterior conocían los cementerios jardines. Fue este sueño el que nos impulsó a dar vida y forma a lo que hoy es Jardín de la Paz. Desde siempre, el fin fue ofrecer a las familias, una manera diferente de homenajear y despedir a sus seres queridos, en un espacio que transmita paz, y rodeado por su hermosa naturaleza autóctona como homenaje a la vida misma. Hasta el momento más difícil se atenúa por estar acá. Esa es la diferencia de estar en un lugar como éste. El hecho de tener tanta paz, tanta naturaleza,” comenta César García, Presidente de Jardín de la Paz.


Con el pasar de los años, Jardín de la Paz fue creciendo para incluir dos cementerios jardines: el original, en Lambaré, y uno segundo, en la ciudad de Cnel. Oviedo. Así también, a medida que más y más paraguayos empezaron a reconocer la diferencia que hacía el servicio de Jardín de la Paz en ofrecer una despedida digna y llena de emociones a sus seres queridos, se identificó la necesidad de abrir más salas en más ciudades del país. Hoy, contamos con dos salas en Asunción (una en el centro y otra en Los Laureles), una en el cementerio jardín de Lambaré, otra en Fernando de la Mora, Luque, Cnel. Oviedo y Encarnación. Con los años vimos también el sueño cumplido de poder llegar a otros rincones de nuestro querido Paraguay. Hoy estamos presentes en Limpio, San Juan Bautista Misiones y Ciudad del este a través de alianzas comerciales con empresas, que como nosotros buscan la excelencia en el servicio.


Este mes cumplimos un año más de existir, de servir y de vivir. Y más allá de recordar y celebrar nuestro 33º aniversario, queremos recordar y celebrar nuestra trayectoria. Una trayectoria que venimos recorriendo y forjando con colaboradores comprometidos. Sin duda, nuestros valores nos han permitido avanzar y crecer como empresa y como familia. De hecho, uno de nuestros mayores valores, uno que estuvo presente desde los inicios de Jardín de la Paz, y sigue latente, es nuestro espíritu de familia. Y esto es algo que se siente y se vive desde la contención, la empatía y la atención cálida y personalizada que brindan nuestros colaboradores a las personas en los momentos más difíciles. “La gente valora mucho. Nuestra respuesta, el mensaje siempre es diferente. Cambia para cada persona, para cada familia, cada caso,” acierta el Padre Cristóbal Bienkowski, uno de los guías espirituales más reconocidos de Jardín de la Paz.


Hoy, los floridos y arbolados jardines de Jardín de la Paz reciben las visitas de familiares y amigos que quieren recordar a los que ya descansan en paz entre árboles centenarios. El aroma de las flores, y los verdes paisajes de nuestro jardín homenajean la vida, y rinden tributo al servicio que ofrecemos a nuestra comunidad desde hace ya, más de tres décadas. Por eso este mes, este año, más allá de contar un año, celebramos que desde siempre, en Jardín de la Paz, los años cuentan.


75 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo