Buscar
  • Jardín de la Paz

Un adiós a la distancia

Actualizado: hace 3 días


Perder a Alguien En La Pandemia

Perder a un ser querido es sin duda algo difícil y doloroso que atravesamos todos en algún momento de nuestras vidas. Y todos probablemente coincidamos al decir que, en este último año y medio, y a razón de la pandemia del COVID-19 que estamos atravesando, esto se ha vuelto para muchos aún más difícil de enfrentar. En las RRSS y en las noticias, en los perfiles de amigos y familiares, somos testigos de lo difícil que se hace para muchos el tener que vivir una pérdida sin poder abrazarnos y estar cerca.

El duelo debería ser un proceso natural, ya que es sano enfrentarse al dolor para poder continuar. En esta situación atípica de crisis sanitaria global, este proceso puede dificultarse un poco más de lo normal o habitual. Por un lado, tenemos el hecho de que no podemos despedirnos de nuestros seres queridos como estamos acostumbrados a hacerlo. Las ceremonias, además de ser muy breves, son limitadas a pocas personas, solo las más cercanas. Tampoco podemos abrazar a los nuestros buscando ese apoyo cálido. Para algunos, el duelo llega de forma súbita, sin posibilidad de preparación previa. Y a todo esto, se suman otros casos como el de estar en otro país, lejos de la familia y los amigos, y no poder acudir a ellos.

Si bien cada persona es diferente y cada duelo es único, no debemos olvidar que como humanos, nuestra capacidad para aceptar lo que nos toca vivir, nuestra resiliencia, es lo que nos permitirá salir adelante o atravesar este difícil momento. Está en nosotros aceptar y buscar la mejor manera de sobrellevar la tristeza y el dolor sin reprimir estos sentimientos, dejando que las emociones fluyan y tomen el curso que deben tomar. Si bien, como dijimos al principio, cada uno vive el duelo de manera distinta y puede, por ende, elegir formas o herramientas distintas para afrontarlo, estos son algunos consejos básicos que quisiéramos compartir contigo hoy para ayudarte a alivianar ese peso y acompañarte, aunque sea virtualmente, en este momento tan difícil.

Las lágrimas: esta manifestación tan natural del cuerpo a veces es considerada como una debilidad, cuando en realidad es un acto de valentía que deja al descubierto nuestros sentimientos. El llanto alivia y produce una gran sensación de calma tan necesaria para momentos como este.

El contacto con los nuestros: más allá de los abrazos, que hoy no podemos darnos, entrar en contacto, y hablar con los nuestros puede ser también de gran ayuda. Expresar y compartir lo que sentimos con nuestros más allegados puede ser un proceso curativo y puede ayudarnos a entender mejor y aceptar lo que estamos viviendo. Exteriorizar esto es sumamente importante.

Rituales simbólicos: si bien las ceremonias y rituales están limitados en estos tiempos, siempre podemos encontrar una alternativa. Como por ejemplo, escribir una carta o un obituario en memoria de quien ya no está. La escritura es una gran herramienta que todos tenemos a mano para canalizar nuestro sentir, para ponerlo en palabras, y poder darle voz al dolor.

Ante un duelo a la distancia, sin duda aparece un mayor desafío para quien lo tiene que atravesar. Y es justamente por esto que debemos tener más presente que nunca, que el duelo es también parte del camino, de nuestro camino acá en la tierra. Atravesarlo nos ayudará no solo a salir de la tristeza sino también a crecer como personas. Y aunque hoy pueda existir una distancia física, estamos contigo a tu lado para acompañarte y ayudarte a llevarlo de la mejor manera.

88 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo