top of page
Buscar
  • Foto del escritorJardín de la Paz

MAMÁ

Actualizado: 14 jun 2023


perder a una madre

En una entrevista a la psicóloga y terapeuta familiar Alejandra Aspillaga, miembro del Instituto Chileno de Terapia Familiar, ella dijo que – “La mamá es todo lo que somos y lo que llegamos a ser” – y si lo pensamos, hay mucha verdad en lo que ella dice. Mamá es sumamente importante en nuestras vidas, desde el mismo instante en que nos gestamos como seres humanos. Es quien cuida, protege, resguarda y nos hace vivir y sentir amados e importantes.


Por naturaleza, los primeros roces, los primeros olores y las primeras voces que escuchamos vienen de mamá. Desde nuestros inicios, es la figura materna, una de las principales figuras de apego. A lo largo de cada una de nuestras experiencias, ese contacto con mamá siempre está presente. Nos va contando la vida, traduciendo el mundo para nosotros y organizando nuestros primeros recuerdos. Y es la suma de todo esto, lo que va forjando un vínculo muy fuerte, e irremplazable. Para quienes tuvieron la dicha de vivir y tener a su madre en las distintas etapas de sus vidas, no tenerla hoy, hace todo más difícil.


Perder a una madre ¿Cómo seguimos sin mamá?

Aunque la idea de la muerte, como un proceso natural, es algo que tenemos presente a lo largo de nuestras vidas, saber que llegará no evita, ni disminuye el gran dolor que nos invade al perder un ser querido como mamá. Ese amor y ese vínculo son irremplazables, no hay ni amigos ni pareja que lo pueda suplir. El sentimiento de orfandad, y el sentimiento de haber perdido un pilar fundamental de apoyo en nuestras vidas, aparece, se instala y debemos aprender a vivir con ello.


Si bien parece algo sumamente difícil, se puede. Podemos recuperar nuestras vidas aprendiendo a convivir con su recuerdo y la añoranza de tenerla con nosotros. Para esto será importante que:

  1. Asumas tus emociones: no trates de esconderlas. Asumamos su presencia, seamos conscientes de ellas, aceptando lo que sentimos.

  2. Expresate: y esto sigue a lo mencionado previamente, porque si somos conscientes de lo que sentimos, podemos verbalizar y/o comunicar mejor lo que nos pasa. Parece algo muy sencillo, pero es común que el dolor nos aísle y nos confunda. Tener esto presente, puede ayudarnos y mucho.

  3. Busca tus cauces: para expresarte, puede que te sientas cómodo/a hablando con un familiar o un amigo como puede ser también, que prefieras hacerlo en un grupo de apoyo con personas que no conoces pero que también han pasado por la pérdida de un ser querido.

  4. Cuidate: atravesar la pérdida de un ser querido nos desgasta emocional, mental y físicamente y para estar mejor debemos ser conscientes de la importancia de cuidarnos y dejar que nos cuiden en cada uno de estos tres aspectos.

Como hija/o, haber perdido a mamá implica un cambio gigantesco, nos derrumba y para reconstruir, y volver a empezar, lo mejor que podemos hacer es detenernos para procesar lo que nos está pasando y reubicar nuestra relación con mamá (el vínculo y el amor permanecen, y es algo que nos va a acompañar siempre, pero desde otro lugar).


Escucharnos – porque para saber cómo seguir, cómo proceder, tenemos que ser primero capaces de escucharnos a nosotros mismos, de conceptualizar lo que sentimos y lo que estamos atravesando. Y expresarnos - porque verbalizar y comunicar lo que sentimos es el cauce más sano que puede seguir el dolor. Es la manera más sutil de canalizar, y desatar ese nudo en la garganta. No es un camino fácil, pero como dice el refrán “con paciencia se llega al cielo” y ahí nos espera ella.


Fuentes:

507 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page