Buscar
  • Jardín de la Paz

Momentos mágicos con nuestros angelitos

Actualizado: 10 nov


día de los angelitos


En Paraguay, solemos referirnos a los niños que partieron antes de su tiempo como angelitos. Quizás sea una manera de intentar brindar consuelo a sus seres queridos, ya que existen pocas cosas que parezcan más injustas que la partida de seres tan inocentes a tan temprana edad. Al imaginarlos como seres llenos de luz, que nos observan desde un lugar mejor, nuestras almas pueden encontrar un poco de paz. Pero, además, ¿te pasó alguna vez que viviste algo inexplicable, un instante en que sentiste presente a tu angelito? ¿Viviste un momento, que por sobre todas las cosas se sintió mágico?


Ceci y Fio perdieron a su prima hermana, Tizi, cuando era pequeña. Poco tiempo después de su partida, Fio soñó con ella. Estaban en un lugar muy hermoso, rodeadas de mucha naturaleza. Ella estaba jugando sola, haciendo uso de su infinita imaginación, como lo hacía siempre. Cuando la vio, Fío se acercó a ella y le llamó por su nombre. “Todos te estamos buscando.”, le dijo. “Muchos piensan que te moriste.” Tizi le respondió, “No, estoy acá jugando.” Fio le dijo que vuelva, entonces y Tizi le contestó: “Estoy bien acá.” Se la veía feliz. Fio le volvió a hablar: “Todos te extrañamos mucho y te queremos.” Y fue ahí cuando terminó su sueño.


Por otro lado, hace poco, a través de una meditación guiada que tiene como objetivo llevarte a un lugar feliz, Ceci se vio transportada a su antigua sala de juegos, donde se pasaba horas de niña jugando a las Barbies y armándoles casas, y decorándoles espacios. Fue ahí, mientras estaba en ese lugar tan feliz, que apareció Tizi. Compartieron un rato juntas, así como antes, viviendo un momento hermoso de alegría, plenitud y creatividad. Fue esta experiencia la que le hizo dar cuenta a Ceci de que las cosas que ella busca hoy en su día a día para ser feliz son cosas que le acercan más a Tizi: actividades que le permiten explorar su creatividad, como la música, el arte o la decoración.

¿Te pasó alguna vez que en un momento de tristeza o de mucha felicidad te apareció de alguna manera el número 1111? A Rami le pasó (por primera vez) cuando estaba por tomar un vuelo a conocer Nueva York, un sueño que había tenido desde muy chico con su mejor amigo Matu, quien partió de este mundo con solo 13 años. Ese día el número llamó su atención porque al verlo, el recuerda que lo primero que le vino a la mente fue su amigo, y se sintió feliz. Se sintió acompañado en este sueño que alguna vez soñaron juntos. Mas allá de haber vivido este momento mágico, desde entonces Rami presta especial atención a este número y a estos momentos que aparecen cuando uno menos lo espera y generan en uno, una sensación de felicidad o calma. ¡Que lindo es poder recordar a tus seres queridos con el corazón contento! Desde la añoranza, pero sin que duela tanto, ¡estos son los momentos mágicos! Ese instante en que podemos sentirnos junto a nuestro ser querido.¿A vos te pasó alguna vez?

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo