Buscar
  • Jardín de la Paz

Una carta para el abuelo


Este 26 de julio, fecha en la cual muchos países latinoamericanos celebran el Día del Abuelo, algunos podrán llamar a saludar a sus abuelos en su día, cosa que instamos a nuestros lectores que hagan. Para los que no tenemos la bendición de tener a nuestros abuelos con nosotros hoy, los invitamos a escribirles una carta. En ella, podemos contarles sobre nuestras vidas – en qué andamos, qué nos preocupa, qué es lo que más extrañamos de ellos, ¡lo que queramos!


Para este blog, invitamos a María del Mar a escribir una carta a su abuelo. Abajo te compartimos lo que ella escribió, con la esperanza de que sirva como motivación para que vos también te animes a escribir una carta para tu abuelo o abuela que ya no está.


Querido Lelo,


Nunca te llegué a contar, porque pensaba que ya no me podías escuchar estando donde estás, pero como un año luego de que te fuiste, te soñé. Creo que tardaste tanto en aparecerme en mis sueños porque aún me dolía tu partida, pero cuando lo hiciste, ¡fue tan real!


Estabas sentado en tu sillón favorito, en la sala frente a tu cuarto, y al escucharme subir por las escaleras, reconociste mis pasos, como siempre, y me recibiste con un “¡Mayi Mene!”. Solo tres personas en este mundo me llamaban así, y dos de ellas ya no están…


Me senté en el sillón frente al tuyo, y nos empezamos a poner al día. Parecía una tarde cualquiera, de esas cuando te caía de visita para hablar contigo y con Lela. Solo que esta vez, éramos solo vos y yo. Vos te diste cuenta de que algo me estaba preocupando, y me preguntaste: “¿Qué te pasa, mamita?”. Y yo te contesté que sabía dónde estábamos, que no era en tu sala, y te pregunté si estabas bien. “No te preocupes por mí, mamita, yo estoy bien. Pero eso no es lo que te está preocupando…” Siempre tan observador.


“La verdad, Lelo, es que vengo de otra mala experiencia, otro corazón roto, y quería que me ayudes. Sé que es medio ridículo porque tengo todo. Tengo salud, tengo familia, amigos, trabajo, pero…” No me dejaste terminar.


“¿Y por qué va a ser ridículo? Hay pocas cosas más importantes que encontrar a un compañero con quien compartir la vida, alguien que te de paz. Lo que sí te voy a pedir es paciencia. Primero tengo que ayudar a tu Mamá con algo, y después ya me encargo de vos. Además, sos una chica muy especial, y no te puedo enviar a cualquiera.”


Me desperté un poquito después, pero con la sensación certera de que había hablado con vos. Y te hice caso. Tuve paciencia, y esperé. Y luego entendí a qué te referías cuando me dijiste que tenías que ayudar a Mamá con algo primero. Era más urgente, tenías razón. Como siempre. Y ahora también estoy empezando a entender a quién te estabas refiriendo cuando hablaste de esa persona especial, y quiero agradecer tu elección. ¡Cómo me conocés!


Quizás nunca podré saber si esa conversación fue real o no, pero quería que sepas que verte y hablar contigo, aunque sea en mis sueños, me hizo feliz. Y quiero pedirte para volver a encontrarnos allí, donde podemos hablar como antes. Prometo no volver a preguntarte mucho sobre dónde estás. Solo quiero hablar contigo un ratito.


Te adoro,


Tu Mayi Mene

0 vistas

COBERTURA NACIONAL - SUCURSALES

Asunción - Los Laureles

Lambaré

Fernando de la Mora

Avda. República Argentina 1512 esq. Dr. Miguel Torres.

Itape 1532 c/ Avda. Indep. Nacional.

Ruta Mcal. Estigarribia 115 esq. Boquerón.

Asunción - Centro

Luque

Cnel. Oviedo

Alberdi 1366 entre 1era y 2da.

Iturbe 163 esq. Yegros.

Enrique Scavenius 502 esq. Mcal. López.

Capellán Molas entre Padre Winkel y Avda. Japón.

Encarnación

seguinos

  • Facebook
  • Instagram